Todo iba normal hasta que se dieron cuenta quiénes eran estos esqueletos.

Todo iba normal hasta que se dieron cuenta quiénes eran estos esqueletos.

Estamos en un cambio de época donde hay cada vez más aceptación por el prójimo. Esta campaña liderada por Ad Council intenta mostrar a las personas que el amor no tiene etiquetas. Utilizaron una pantalla que muestra el reflejo de esqueletos de quienes están atrás. Las personas pueden ver a los esqueletos menifestando amor el uno al otro, y todo iba de maravilla hasta que de repente se mostraron las personas que estaban detrás de la pantalla.

El amor no tiene géneros.

El amor no tiene razas.

El amor no tiene discapacidad.

El amor no tiene edades.

El amor no tiene religión.

Conversasiones en Facebook

Comentarios