Si esto te ocurre estás siendo víctima de acoso laboral y/o sexual.

Si esto te ocurre estás siendo víctima de acoso laboral y/o sexual.

Situación

Así como ocurre en la escuela, el acoso laboral y/o sexual son otras muestras de una etapa no superada en esa edad (7-14 años en promedio). acoso laboral y sexual a mujeresHostigar a una persona escogida como la víctima (generalmente mujeres por el estereotipo de “débiles”) de críticas, rumores, represión emocional y de aislamiento, para poder bajarle el autoestima y el acosador pueda subir la suya.

Y ni hablar del acoso sexual, con mujeres jóvenes o con ingresos reducidos como víctimas comunes de estos casos, el agresor busca interferir de manera irracional con el desempeño laboral de la empleada, o crearle un ambiente limitador.

Señales

E aquí las señales de alarma y llamado de urgencia para actuar frente a estos casos:

  1. Me angustio por las noches no pudiendo dormir tranquilamente.
  2. Recibo mensajes a cualquier hora del día.
  3. Temo a que no me crean si cuento algo, no quiero sentirme más sol@.
  4. Mis compañeros se burlan de mí.
  5. Soy víctima de rumores que denigran mi dignidad como mujer y/o persona.
  6. Descalifican mi trabajo.
  7. Evito caminar mucho por los pasillos concurridos por temor a que me lancen piropos.
  8. Temo a que si me opongo pierda el aprecio que me he ganado.

¿Qué hacer?

La mejor forma de salir de esto es enfrentando tus miedos. Sí, sé que no es tan sencillo, pero la idea de “no puedo darme el lujo de perder este trabajo” es sólo un temor, hay muchas cosas más por hacer. Es la comodidad y falsa sensación de seguridad lo que aún te mantiene allí.

El “si hago o no hago esto no me van a querer” es uno de nuestros miedos básicos, mendigar cariño con altruismo, sonreír, ser amable, entre otros, es sólo una estrategia humana para aliviar por momentos ese miedo, eso te dará cierta satisfacción pero no te hará feliz.

Sé feliz

La verdadera felicidad está en vivir plenamente, y no podrás hacerlo si continúas dejando que otros te denigren.

Vivir una vida plena es consecuencia de una vida libre de ataduras irreales: “necesito el empleo porque no podré sobrevivir mucho sin él”, “necesito que los demás me quieran”, “te necesito en mi vida para ser feliz”, “necesito mi smartphone, sin él todo es imposible”.

Ármate de valor y convicción en lo que haces, siéntete la persona más importante de este mundo. Acudir al área de recursos humanos y exponer la situación podría traer consecuencias positivas.

Lo importante en realidad es tomar acción, reprimir es lo peor que te puede pasar. Decidir actuar siempre será mejor que no hacer nada.

Artículo inspirado en: Revista msn

Conversasiones en Facebook

Comentarios