Los 4 factores que dañan un viaje al extranjero y cómo prevenir que pase.

Los 4 factores que dañan un viaje al extranjero y cómo prevenir que pase.

Cuando viajamos al extranjero estamos tomando varios riesgos, ¿cuándo no?, pero debemos saber que son riesgos que nos pueden arruinar lo que debería ser una experiencia más satisfactoria de aquella que recibimos al adquirir bienes materiales. Ahorramos para ello y esperamos que sea genial. Por ello lo mejor es mantenernos con salud y para esto debemos tomar medidas preventivas y apropiadas antes y durante nuestras aventuras.

Existen cuatro factores que pueden dejar el triste recuerdo de un viaje que no salió como esperábamos, aunque dependiendo de donde sea el viaje se requieren precauciones diferentes. Sin embargo, éstos son los factores que causan mayor preocupación por parte de los médicos:

  • El clima.
  • Los insectos nativos.
  • Los parásitos.
  • Las condiciones sanitarias del país.
Con el clima.
Vía pixabay

Vía pixabay

El clima puede ser un problema dadas ciertas circunstancias, pero en otras quizás no tanto. Se trata de un tema de cuidado cuando las temperaturas son muy altas o cuando la zona donde se viaje sea una que frecuente actividades como tormentas, huracanes, tornados, etc. 

Cuando las temperaturas son bastante altas los que más suelen sufrir son los ancianos y los niños. Ellos correrán más riesgos a padecer de insolación y deshidratación. Además, cuando hay traslados de larga duración es recomendado que las personas de edades avanzadas realicen ejercicios de movilización que el medio les permita, como hacer cambios de postura, caminar hasta el baño, etc. Aunque los niños se adaptan mejor que los adultos a los cambios de horario y del clima, su resistencia a enfermedades es menor. Los niños no pueden estar deshidratados por varias horas porque corren el riesgo de morir.

A pesar de que los adultos jóvenes son más resistentes que los casos anteriores, no son invencibles. Es bastante conveniente cargar con filtros o cremas solares para evitar quemaduras e insolación, también sales de rehidratación oral.

Los insectos nativos.

Básicamente en todos lados hay insectos, y entre ellos están los mayores asesinos de personas de toda la historia de

Vía pixabay

Vía pixabay

la humanidad. Los mosquitos. Más que nada en los trópicos, los insectos pueden transmitir enfermedades bastante molestas, preocupantes o que nos llevarán a la muerte. Sí, detestables, lo sé. Pero existen por algo, quizás por el intento de controlar la reproducción en masa de la raza humana, o no. No lo sabemos con certeza, el hecho es que sólo queremos pasar un viaje de lo más agradable.

Las medidas que se deben tomar ante esto son las vacunas; los medicamentos preventivos, especialmente contra la malaria; repelente contra insectos.

Los parásitos.

Es normal que con frecuencia nos digan que hay que tener sumo cuidado con qué se ingiere y en qué condiciones se hace. El protagonista de esta recomendación casi siempre es el agua, sobre todo por su demanda en sitios tropicales. Nos dicen que sólo debemos consumir agua envasada y sellada (aplica lo mismo para el hielo), pero esto se puede obviar si se toman ciertas medidas para ingerir el agua de la pluma:

  • Hervir el agua durante 10 minutos y luego airear para que mejore el sabor. Luego se debe colorar aplicando 2 gotas de lejía*/litro y esperar 30 minutos antes de consumirla.  (*La lejía, hipoclorito sódico puro, debe ser sin detergente y no debe estar perfumada.)

En total serían 40 minutos para preparar el agua, en caso de no poder comprar agua envasada.  También se debe evitar ingerir:

  • Verduras/ensaladas crudas.
  • Carnes y pescados a termino medio. Éstos deben estar bien cocidos.
  • Moluscos crudos.
  • Leche, tampoco sus derivados si no están pasteurizados aún.
  • Agua de ríos o estanques. Es decir, evite bañarse en ellos.
Las condiciones sanitarias del país al que visita.

Para evitar enfermedades infecciosas locales, lo mejor es tomar medidas de vacunación o mediación preventiva. Dependiendo del sitio al que vaya, se recomienda actualizar o “reforzar” las vacunas de rutina:

  • Difteria
  • Sarampión, paperas, rubéola (vacuna triple viral)
  • Polio
  • Tétanos

Además de incluir éstas no tan habituales:

  • Vacuna contra Hepatitis A
  • Vacuna contra Hepatitis B
  • Vacuna Antimeningocócica
  • Vacuna Antitigoidea

También puede ser necesario y/u obligatorio vacunarse de otras enfermedades al entrar en determinados países, como:

  • Vacuna contra la fiebre amarilla
  • Vacuna contra Encefalitis Centro Europea
  • Vacuna contra la Encefalitis Japonesa.
Recomendaciones finales:

Cada sitio es diferente por lo que se debe, en lo posible, pedir recomendaciones a nativos o conocidos que tengan experiencia adentrándose en el territorio al que vayas. Además, y quizás más importante, es necesario que cada viajero reciba las recomendaciones personalizadas de su médico, sobre todo las vacunas o atención especial de acuerdo al estado físico de cada paciente.

(Vía TuOtroMédico)

Conversasiones en Facebook

Comentarios