Desayuna un postre para perder peso

Desayuna un postre para perder peso

Una de las cosas que solemos escuchar de personas que están haciendo dieta para perder peso, es que no pueden abusar de las comidas cargadas en carbohidratos. Cada vez que se encuentran comiendo más chocolates o postres de lo debido, sienten que están cometiendo un pecado. Entonces, puede que te sorprenda saber que este pensamiento está equivocado, o al menos, el hecho de comer alimentos con alto nivel de carbohidratos no necesariamente te impedirá bajar de peso. Puede ser al contrario.

Un estudio realizado en 193 personas con obesidad y liderado por el Centro Médico Wolfson de la Universidad de Tel Aviv (Israel), arrojó que desayunar un alimento rico en proteínas y un postre puede ayudarte a perder peso.

Sobre el estudio

A las 193 personas las separaron en dos grupos y a cada grupo se le asignó una dieta. Ambas dietas eran iguales, excepto por el desayuno, que era bajo en carbohidratos para un grupo y para el otro iba a estar cargado en carbohidratos, proteínas y además contaba con la opción de ingerir galletas o pastel (postre).

Pasadas 16 semanas aplicando las dietas, ambos grupos habían perdida una media de 14 kilogramos de masa corporal. Pero la sorpresa llegó unos meses después, cuando se suspendieron las dietas del programa y los grupos regresaron a sus hábitos normales. Ambos grupos subieron de peso, pero el grupo que desayunaba alimentos bajos en carbohidratos recuperaron una media de 11.6 kilos, mientras que aquellos que desayunaban con postres, sólo subieron 6.9 kilos.

Te puede interesar también: ¿cómo comer chocolates sin miedo a engordar?

¿Por qué pasa esto?

El estudio determinó que las personas que comieron postres y proteínas en el desayuno produjeron un 45% menos de grelina (la hormona que determina el apetito) durante el día, en relación con los que desayunaron alimentos bajos en carbohidratos. Esto dio como resultado que el grupo que comían postres en el desayuno quedaran más satisfechas durante el día.

Daniela Jakubowicz, autora del estudio, asegura que «Si comes lo que te gusta, disminuyes los antojos. La proteína ayuda a que este proceso sea más lento y reduce la sensación de hambre». Donde la clave está en que al permitirnos esos gustos durante horas de la mañana, vamos a aprovechar el metabolismo más activo del día.

¿Te animas a hacer la prueba tú misma con este consejo tan tentador? 🙂 Es que bajar de peso sin alejarnos de los deliciosos postres que tanto nos encantan es una idea de ensueños.

(Vía ScienceDaily)

 

Conversasiones en Facebook

Comentarios