7 maneras de disminuir el estrés en tu vida

7 maneras de disminuir el estrés en tu vida

El estrés es definido como un estado de cansancio mental provocado por actividades excesivas que no realizamos normalmente y suelen desencadenar enfermedades psicosomáticas y trastornos mentales.

En un mundo donde el tiempo no se detiene ni cuando dormimos, es necesario tener hábitos saludables que nos ofrezcan una vida longeva. Con estas siete maneras de disminuir el estrés, podrás prevenir también diferentes enfermedades a largo y corto plazo.

1 No intentes complacer a todos

Uno de los factores que más inician problemas de estrés, es la gratificación de los demás, se oye y se siente bien hasta que empieza a acaparar tu vida. Es normal que en los seres humanos los refuerzos sociales nos hagan sentir que somos valiosos y solicitados pero, ¿qué pasa cuando la presión por “quedar bien” o “agradar” hace que se salgan las cosas de control? Dejas de lado las cosas significativas para ti e inicias la aventura de satisfacer las necesidad de otros sobre las tuyas, ¿es eso saludable? Definitivamente no lo es cuando sobrepasas tus límites físicos y mentales para complacer a los demás, acepta que no puedes hacer todo por los demás, ni aunque quisieras.

2 ¿Consideras importante la situación  que te genera estrés?

Al centrarnos en el problema que nos está generando estrés  debemos poner en una escala de valores la importancia que representa para nosotros y el por qué te preocupa tanto, ¿tiene o no tiene solución para que justifique la ansiedad que nos está causando? Si no tiene solución debemos seguir adelante y superarlo, y si tiene solución para de torturarte y sigue adelante. En ocasiones solemos encerrarnos en una burbuja a sufrir por los pequeños problemas que se nos presentan y preferimos sufrir porque no sabemos controlarlo.

3 Haz ejercicio tres veces por semana

El ejercicio libera naturalmente endorfinas, sustancia química encargada de causarnos sensaciones placenteras y estimulantes, relajarnos, mejorar nuestro humor, reducir el dolor y contrarrestar niveles elevados de adrenalina que se asocian con a la ansiedad.

Con ejercicio conseguirás que tu cuerpo se encuentre tranquilo y relajado y que tu mente se alejen los pensamientos negativos y disminuir notablemente el estrés.

4 Reduce el consumo de café

El café en grandes cantidades potencia la liberación de la adrenalina y el cortisol, sustancias químicas nos causan sensaciones de estrés sin motivo, elevan las pulsaciones y la presión arterial, provoca agitación y nerviosismo. Además de bloquear la adenosina, sustancia que estimula y relaja el cerebro. Tomar 4 a 5 tazas de café por día irrumpe en tu ciclo normal del sueño causando insomnio, ataques de pánico y tensión crónica.

5 Duerme 7 u 8 horas al día

El cerebro almacena sustancias bioquímicas esenciales que ayudan a controlar el estrés, las horas de sueño y su calidad intervienen directamente con nuestro estado de ánimo, determina nuestro nivel de energía y concentración, teniendo en cuenta estos aspectos importantes, no dormir bien causa fatiga física y mental haciéndonos sentir estresados e irritados.

6 Di no al perfeccionismo

Cuando te vuelves una persona que construye una autoestima con base a la aprobación y elogios de los demás y no por tus cualidades personales, comienzas a ser víctima del perfeccionismo. Los perfeccionistas crecen en un ambiente donde son alabados constantemente y esto genera cierta presión por mantener ese estatus. Para ellos no son aceptables los fallos, el fracaso es sinónimo de humillación personal y castigo. Llevar una vida a cuesta de ser aceptado y querido por otros nos causa infelicidad y la presión generada por este estilo de vida puede ser causante del estrés y desencadenar enfermedades psicosomáticas.

No necesitamos estar rodeados de personas que nos alaben sino que nos quieran y nos acepten como somos, así es posible tener una vida saludable y tranquila.

7 Desconéctate de la tecnología

Al estar conectado a los diferentes artículos electrónicos durante largos periodos en el día, genera un cansancio mental indescriptible, dolor de espalda, sedentarismo y aislamiento; se limitan los procesos básicos de la atención, concentración, razonamiento y memoria. En otras palabras, se dificulta o se vuelve lento el procesamiento de la información generando irritabilidad y estrés.

Créditos de la imagen.

Conversasiones en Facebook

Comentarios