7 hábitos alimenticios que quizás no sabías que te pueden ayudar a bajar de peso.

7 hábitos alimenticios que quizás no sabías que te pueden ayudar a bajar de peso.

Aunque parezca increíble, existen algunos hábitos sencillos que pueden ayudarnos a bajar unos kilos. Todo se trata de la nutrición, el cómo nos alimentamos. Éstos son seis hábitos alimenticios que puedes hacer en casa:

Beber vino tinto: tanto el vino tinto como la uva o el zumo de la uva sin fermentar pueden influir de manera benéfica en nuestro organismo si los consumimos de manera moderada. Éstas tienen sustancias que ayudan a quemar grasas a quienes tienen sobrepeso, debido a que mejora el estado del hígado.

Champiñones: comer champiñones contribuye a la pérdida y el mantenimiento de peso. Se llegó a esta conclusión cuando le pidieron a un grupo de adultos obesos a que reemplazaran la carne roja que acostumbraban comer por una taza de champiñones. Al término de un año los resultados fueron intrigantes: los adultos que hicieron la dieta habían perdido en promedio 3.5Kg.

Comer chocolate en el desayuno: si lo haces, aprovecharás al metabolismo más activo de todo el día (por las mañanas) lo que acabará dejándote el resto del día con menos ansias de comer chocolate y evitarás ingerir carbohidratos en horas menos prudentes.

Bebe agua: está bien mantener el cuerpo hidratado, pero demostraron que beber dos tazas de agua poco antes de comer ayuda al organismo a perder peso.

Yogur y frutos secos: comer frutos secos como las nueces, almendras y también yogur puede convertirse en una ayuda a bajar de peso a largo plazo, incluso más que las frutas o verduras.

Semilla de trigo sarraceno: estas semillas contienen una molécula llamada fagomina, la cual se encarga de retardar la absorción de la glucosa presente en los azúcares refinados y los almidones en cereales, pastas o patatas. Lo cual, como consecuencia, retarda la aparición del apetito. Ese apetito extraño que da incluso poco después de haber comido.

Cargar el desayuno: si igual tu cuerpo al final del día te va a pasar factura por no comer lo que debes en 24 horas, ¿por qué no cargar tu desayuno con proteínas y abundantes carbohidratos? Hacer esto último va a permitirle a tu cuerpo que absorba mejor los nutrientes (igual que en el caso del chocolate), lo que te dejará el resto del día con un apetito regulado. Hacer lo contrario, es decir, saltarse el desayuno, puede causar que tu cuerpo tienda a apetecer comidas menos equilibradas durante el resto del día, con más grasas y azúcares, lo que predispone a sufrir de obesidad.

Existen expertos en este tema con los que podemos aprender a quemar la grasa, por ejemplo, cambiando hábitos, haciendo ciertos ejercicios, alimentándonos correctamente y más.

(Vía Muy Interesante.)

 

Creemos que también te puede interesar:

No se encuentran artículos

Conversasiones en Facebook

Comentarios