5 errores que no te permiten ahorrar

5 errores que no te permiten ahorrar

El ahorro es un beneficioso hábito financiero que puede hacerse a cualquier edad y de diversas maneras. Pero ya sea por malos hábitos o mala mentalidad con respecto al dinero, varias personas encuentran obstáculos para adoptar esta meta financiera. Pero sí pueden existir ciertas pautas bastante convenientes a tener en cuenta a la hora de pensar en ahorrar. Dejando afuera la común queja de que con ingresos bajos (“no tener la capacidad de ahorro”), y basándonos en lo que señalan Money Sense y BankRate, ésta es una lista de 5 errores comunes que las personas suelen cometer y que no les permite ahorrar.

1 Ahorrar porcentajes bajos con deudas altas

Cuando el porcentaje del dinero que ahorras es menor al porcentaje del dinero que se va en deudas, sientes como si estuvieras metiendo el dinero para tus ahorros en bolsillos rotos.

Este error puede llevar a tu mente la idea de que ahorrar no vale la pena y nunca será algo que funcione para ti. Debes sacar esa idea de tu cabeza una vez se asome en tu mente. Ahorrar sí funciona, lo que debes hacer es salir pronto de esas deudas. Pero es importante que te mantengas ahorrando al menos el 10% de tus ingresos, ya que es el primer paso para salir de las deudas.

2 Ahorrar por tiempos prolongados

Tal cual como lo mencionamos en otra ocasión basándonos en la opinión de Robert Kiyosaki, el ahorro a largo plazo es una pésima idea. Porque pensar en que ahorrar, ahorrar y ahorrar sin más, me va a traer beneficios, es un error común. El único ganador contundente que sale al meter mi dinero por años sin tener un propósito claro de lo que voy a hacer con cada centavo de ese dinero, es el banco.

El dinero todos los días se devalúa y todos los días está movimiento. Por lo que la manera correcta de ahorrar es dándole un propósito preciso a ese hábito financiero, como invertir en un negocio, en bienes, en vacaciones, en regalos, en fondos de emergencia, etc. Pero siempre debe tener clara la respuesta a la pregunta “¿por qué ahorro?»

3 No diversificar

Este error es básico, creer que ahorrar se trata sólo de tener una alcancía. Los ahorros NO DEBEN estar en el mismo lugar. Ud. es una persona con diferentes propósitos financieros, entonces Ud. debe tener diferentes productos bancarios, alcancías o sobres para separar cada ahorro y hacerlo corresponder a cada propósito.

Diversificar sus ahorros, con el tiempo, le va a permitir comprender mejor las dinámicas del dinero y tendrá la posibilidad de responder de forma más inteligente cuando se trata de administrar el dinero.

4 Esperar el momento adecuado

El momento adecuado puede que nunca se presente y procrastinar en esto puede hacer que su mentalidad pase a ser más sumisa con respecto al dinero, es decir, que creerá que es el dinero el que lo controla a Ud. y no Ud. al dinero. Entre más posponga, más difícil se le hará adoptar el hábito correcto.

Sin importar cuál sea la cantidad de ceros a la derecha de sus ingresos, debe saber que ahorrar es sumamente importante. Debe pensar en el dinero como el que puede hacer que muchas cosas sucedan y debe actuar de inmediato: “¡joder, hagámoslo!” Empiece, así sea con poco desde el inicio, pero empiece, sea constante y mejore el porcentaje de ahorro con el tiempo.

5 Dejarse llevar por el deseo

Muchos humanos alardean de no ser “animales” porque somos “seres racionales”. Pero la verdad es que el ser criaturas con capacidad racional, no significa que el 100% de nuestros actos lo sean. Y esto termina afectando no sólo nuestros actos, sino también a nuestros bolsillos, cuando nos autoengañamos con la común frase “bueno, luego lo repongo”, pero en la mayoría de los casos, esto nunca ocurre. Y lo peor es cuando este mismo hábito sucede cuando incurrimos en deudas.

No está mal sentir deseo, es una señal de que estamos vivos. Es una de las emociones más primitivas que tenemos y en todas las personas puede ser despertado el deseo. Pero pasar de sentir el deseo a desear, es un trayecto que puede ser largo y difícil para algunos, pero un paso instantáneo para otros. Pasar del deseo a desear en el mundo de parejas, te puede tachar de infiel. Pasar del deseo a desear en tus finanzas personales, te puede convertir en un traicionero a tus propios propósitos. Es cuestión de dignidad.

 

Quizás también te pueda interesar:

No se encuentran artículos

Conversasiones en Facebook

Comentarios